23 de mayo de 2018

Oración de la mañana del día Jueves

Amado Dios, hoy me presento ante Ti en esta hermosa mañana con un alma agradecida, eres un Dios bueno y bondadoso, que colma mi vida con maravillosos regalos y bendiciones. Te pido que no te apartes de mi en este nuevo día que comienza.

Gracias señor por permitirme abrir mis ojos a tu hermosa creación, te agradezco también por mi hermosa familia a la cual amo y que me ama, tenemos salud, amor para compartir, tenemos ropa que nos viste y siempre hay alimentos en nuestra mesa. Nuestra vida es hermosa gracias a Ti, amado Dios.


Pongo mi vida y la de mi familia en tus manos, acompáñanos en este día, tu amor y misericordia no se aparte de nuestras vidas.

Te pedimos que nos cuides, nos inspires, nos ilumines y nos sigas bendiciendo. Te pido que tu luz, tu guía, tu protección y tu sabiduría nos acompañen a cada instante.

Dame un corazón agradecido para disfrutar de tus bendiciones y los triunfos y por favor dame un espíritu fuerte que pueda superar las pruebas y los obstáculos que se puedan presentar.

Amado Dios, yo confío en los planes perfectos que Tú tienes para mi vida, y aunque a veces no los logre comprender por completo, nunca desesperaré porque sé que si Tú estás mi lado, entonces todo saldrá bien.

Te suplico que colmes mi senda de tu paz, tu sabiduría y tu bondad. Toma mi mano y llévame por caminos de victoria y bendición, Amén.



Lectura Bíblica de hoy en: Romanos 8:1-11

Viviendo en el Espíritu

1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.

6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.

11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario