24 de mayo de 2018

Oración de la mañana del día Viernes

Amado Dios, te doy las gracias por darme la vida, la salvación y perdón de mis pecados, sin ti mi vida estaría perdida, pero ahora tengo la dicha de ser hija tuya.

Gracias Señor por el sol que brilla, por mi hogar, por mi hermosa familia y por cada una de las hermosas bendiciones con las que Tú colmas nuestra vida; qué hermoso es vivir en la paz y la certeza que solo da tu compañía.


Padre celestial, hoy pongo este nuevo dia en tus manos, que sea tu voluntad y mi vida sea agradable a ti, que todo lo que haga lo pueda realizar con amor y paciencia, dando testimonio que tu habitas en mi corazón.

Por favor guía cada uno de mis pasos, llena de valor mi espíritu, aclara mis dudas y permite que tu presencia brille con fuerza en mi vida, como una luz hermosa que nunca se apaga.

Dame claridad para poder tomar buenas decisiones, intuición para elegir al buen amigo y sabiduría para vivir conforme a tu voluntad.

Por favor mira mi vida y la vida de mi familia, líbranos de todo peligro, abríganos en tu manto protector y no permitas que nos veamos afectados por palabras malvadas, envidia que daña o enemigo que asecha.


Por favor cambia nuestras amarguras y dificultades por dicha y oportunidad y si por algún motivo nos sintiésemos decaer, recuérdanos que es en Ti donde podremos encontrar la fe y la fuerza necesaria para seguir avanzando por el camino del bien y la verdad, Amén.



Lectura Bíblica de hoy en: Salmos 51:1-19

Arrepentimiento, y plegaria pidiendo purificación

Al músico principal. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, vino a él Natán el profeta.

1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

2 Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.

3 Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.

4 Contra ti, contra ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de tus ojos;
Para que seas reconocido justo en tu palabra,
Y tenido por puro en tu juicio.

5 He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre.

6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,
Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

7 Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.

8 Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.

9 Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de delante de ti,
Y no quites de mí tu santo Espíritu.

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia.

15 Señor, abre mis labios,
Y publicará mi boca tu alabanza.

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

18 Haz bien con tu benevolencia a Sion;
Edifica los muros de Jerusalén.

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
El holocausto u ofrenda del todo quemada;
Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario