25 de junio de 2018

Oración de la mañana del dia Martes

Padre Santo, hoy vengo ante ti para agradecerte por este bello amanecer, porque me has dado una noche tranquila y me has permitido abrir mis ojos un día mas, gracias por la hermosa familia que me has dado. Gracias porque les das la vida y la salud, tu sabes cuanto los amo y te agradezco porque nunca lo has abandonado y los has llenado de tus hermosas bendiciones.



Yo se que han habido momentos cuando me e olvidado de ti por los afanes de la vida y te pido perdón si no te e dedicado el tiempo que debería darte, pues tuya es mi vida y mi tiempo te pertenece, ayúdame a servirte con todo mi corazón, a no buscarte solo cuando tengo problemas, pues tu has estado conmigo en todo momento, yo e sido infiel mas tu has permanecido fiel.

Gracias porque nunca me has dejado, gracias por amarme da la manera en que lo haces, me has llamado tu hija y eso es un gran privilegio que no tengo como pagártelo, solo puedo darte mi vida, mi corazón y todo mi ser.



Ayúdame a serte fiel, a no apartarme nunca de ti, en el mundo solo hay sufrimiento, sin ti hay un vacío en los corazones, pero desde que te conocí mi vida cambio que ahora no quiero volver a ese mundo perverso pues en ti encontré la paz que mi alma necesitaba.

Tu eres mi refugio, mi consolador en tiempos de aflicción, eres mi paz en medio de la tormenta y eres mi victoria en cada prueba, te necesito mi Dios pues sin ti nada soy y nada tengo, pero contigo nada me falta, necesito tu amor y misericordia en cada día, te pido que no me abandones. Mi alma te alaba Padre, tuya es toda la honra y gloria, amen.


Lectura Bíblica de hoy en: Santiago 1:2-18

La sabiduría que viene de Dios

2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 

3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 

4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 

6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 

7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 

8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

9 El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación; 

10 pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba. 

11 Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas.

Soportando las pruebas

12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. 

13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 

14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 

15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.


16 Amados hermanos míos, no erréis. 

17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. 

18 Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario