7 de junio de 2018

Oración de la mañana del día Viernes

Amado señor, ruego por tu protección. En este día te pido que me acompañes.


Cuídame de cualquier peligro, cuando me dirija al trabajo guarda mi salida y mi retorno, envía tus ángeles que acampen alrededor mío y guarden mi vida y la vida de mi familia. 


Padre, cuida la vida de mis seres queridos en su caminar y que podamos estar juntos cuando acabe el día.

Ayúdame en este día hacer el bien y lo que a ti te agrada, apártame del mal, y ayúdame a vivir conforme a tu voluntad.

Perdóname por mis pecados que ayer cometí, gracias por hoy darme una nueva oportunidad de enderezar mi vida y este día poder alabarte. Pongo mi vida en tus manos.  En el nombre de Jesús, Amen. 



Lectura Bíblica de hoy en: Isaías 43:16-28

16Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; 
17el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 
18No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 
19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. 
20Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. 
21Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.
22Y no me invocaste a mí, oh Jacob, sino que de mí te cansaste, oh Israel. 
23No me trajiste a mí los animales de tus holocaustos, ni a mí me honraste con tus sacrificios; no te hice servir con ofrenda, ni te hice fatigar con incienso. 
24No compraste para mí caña aromática por dinero, ni me saciaste con la grosura de tus sacrificios, sino pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me fatigaste con tus maldades.
25Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. 
26Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; habla tú para justificarte. 
27Tu primer padre pecó, y tus enseñadores prevaricaron contra mí. 
28Por tanto, yo profané los príncipes del santuario, y puse por anatema a Jacob y por oprobio a Israel.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario