17 de julio de 2018

Oración de la mañana del día Miércoles

Mi Dios amado, gracias por permitirme despertar un día mas, pero sobre todo gracias por tu gran amor, por la salvación, porque me has rescatado del pecado, porque me amas aun con mis fallas, ayúdame agradarte y ser un buen hijo tuyo.



En este día te pido me ayudes en las pruebas y en las tentaciones que vengan a mi vida, yo se que tuya es la victoria y si estoy en tus manos nada me hará caer.

Guíame a donde quiera que yo vaya, y donde yo vaya haga siempre tu voluntad.




Perdóname si te he fallado, mi anhelo es servirte de corazón, te entrego mi vida moldéame a tu manera, sea yo un vaso útil en tus manos, hoy pongo este día en tus manos, amen.



Lectura Bíblica de hoy en: 1 Pedro 5:1-11

Apacentad la grey de Dios

1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 

2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 

3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 

4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. 

5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque:
Dios resiste a los soberbios,
Y da gracia a los humildes.

6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;

7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 

8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 

9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 



10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 

11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario