13 de julio de 2018

Oración de la noche del día Viernes

Dios eterno, gracias por esta noche, por ser mi luz, porque quitas de mi vida el temor y el dolor, eres mi escudo y mi refugio, gracias por ser mi paz te pido me des un descanso tranquilo.



Pongo mi ser en tus manos, tu conoces mis pruebas, mis luchas, mis angustias y preocupaciones. Tu sabes lo que yo necesito, te pido me ayudes a seguir adelante, tu eres mi proveedor y se que contigo nunca nada me faltara.

Bendice mi sueño, pueda yo dormir tranquilo, yo se que tu tienes cuidado de mi a cada instante, de día y de noche tu me abrazas con tu tierno amor.

Ayúdame a obedecerte, guardar tus mandamientos y darte mi vida entera, yo cofia que todo lo que pedimos creyendo lo recibimos, porque grande es tu amor y misericordia, y tu cumples tus promesas en quienes en ti confían.




Dame serenidad para no preocuparme por las cosas que yo no entiendo, pues tu sabes lo que haces y permites en mi vida, pueda yo vivir confiado en tu Palabra, te pido que toda ansiedad o preocupación se vaya de mi vida en el nombre de Jesús.

Para ti no hay nada imposible mi Padre, haces cosas maravillosas en tus hijos. En ti está la victoria, el poder, tú actúas a mi alrededor y me haces ver tu gloria.

Te ruego en esta noche, Dios mío, que envíes tus ángeles protectores alrededor de esta casa, tú eres mi paz y se va todo temor.

Señor, gracias por tu gran amor y  por la vida que me das, gracias por el trabajo y también por el tiempo de descanso.

Dame un sueño reparador y bendecido porque en ti he creído. Amén.



Lectura Bíblica para leer antes de dormir: Salmos 63:1-11

Dios, satisfacción del alma
Salmo de David, cuando estaba en el desierto de Judá.

1 Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
En tierra seca y árida donde no hay aguas,

2 Para ver tu poder y tu gloria,
Así como te he mirado en el santuario.

3 Porque mejor es tu misericordia que la vida;
Mis labios te alabarán.

4 Así te bendeciré en mi vida;
En tu nombre alzaré mis manos.

5 Como de meollo y de grosura será saciada mi alma,
Y con labios de júbilo te alabará mi boca,

6 Cuando me acuerde de ti en mi lecho,
Cuando medite en ti en las vigilias de la noche.

7 Porque has sido mi socorro,
Y así en la sombra de tus alas me regocijaré.

8 Está mi alma apegada a ti;
Tu diestra me ha sostenido.

9 Pero los que para destrucción buscaron mi alma
Caerán en los sitios bajos de la tierra.



10 Los destruirán a filo de espada;
Serán porción de los chacales.

11 Pero el rey se alegrará en Dios;
Será alabado cualquiera que jura por él;
Porque la boca de los que hablan mentira será cerrada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario