3 de agosto de 2018

Oración de la mañana del dia Sabado

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti para darte gracias por el sublime regalo de la vida, por tu inmenso amor, por tu bondad, por tu misericordia y bendiciones.



Gracias Señor por cuidar de mí y de las personas que amo, gracias por todo lo que nos das, porque no nos falta el alimento. Gracias por ser mi guía, por tu compañía y por la hermosa promesa de que cada día será mejor y más bendecido que el anterior.

Amado Dios, en esta oración también me acerco hasta Ti para pedirte que seas mi fortaleza y mi roca de refugio ante los problemas y las dificultades, ayúdame en las pruebas, pues en ti confió y se que tu me darás la vitoria en cualquier situación.

Mi Dios dame fuerza para mantenerme firme ante las crisis y dame sabiduría para comprender que mi vida está en tus manos y lo que paso es con un propósito tuyo, y que en las pruebas es donde tu eres mi fuerza y me darás una gran victoria y grandes bendiciones.

Permíteme también comprender que los problemas pueden cambiarme, pues hay lecciones que solo puedo aprender en medio de la dificultad.

Te pido que seas mi escudo, mi refugio y aquel hermoso campo con ríos de agua vida donde puedo descansar mi cuerpo y mi alma. Gracias porque siempre estas atento a mis peticiones, y me respondes en tu tiempo.

Viviré con esperanza y confiado, pues sé que Tú me amas y creo en la promesa de que después de la tormenta vendrá el arcoíris y aunque algún día el cielo se torne gris, siempre podré ver la belleza de tu amor.

Señor, mi futuro y mis ilusiones están en tus manos, por favor nunca te apartes de mi vida, pues cada día que pasa yo necesito más de Ti, Amén.







Lectura Bíblica en: Filipenses 2:12-18

Luminares en el mundo

12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 

13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 

15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; 

16 asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado. 



17 Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros. 

18 Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario